Haga Click Aquí para volver a los titulares
Algunos son allegados de la niña asesinada
Realizarán pruebas de ADN a diez hombres por el crimen de Nair Mustafá

BUENOS AIRES, (Télam, por Mauro Sztajnszrajber). Más de una década después del asesinato de Nair Mostafa, diez hombres serán sometidos a un estudio de ADN para determinar si alguno es el asesino de la niña, hallada violada y estrangulada en la ciudad bonaerense de Tres Arroyos en enero de 1990.

Un grupo especial de policías centró ahora la investigación en diez sospechosos, cuyas identidades no se difundieron, después de determinar que la niña no fue secuestrada y que su muerte ocurrió entre cinco y seis horas antes de lo que se presumía.

``Los diez sospechosos serán sometidos en un mes a un estudio de ADN, para cotejarlo con el ADN del asesino'', obtenido de ``un elemento físico secuestrado tras el crimen y que actualmente está en una caja fuerte custodiada'', dijo a Télam el médico legista Julio Julián, uno de los responsables de la investigación.

Nair Mostafa tenía 9 años cuando fue encontrada violada y asesinada el 1 de enero de 1990 a la 1.30 de la madrugada en Tres Arroyos. Por el crimen hubo un detenido y un confeso, luego declarados inimputables, y el pueblo se rebeló contra la policía porque demoró la búsqueda de la niña. También hubo acusaciones contra el poder político de turno.

Las conclusiones de la investigación realizada por la División Homicidios de la Policía Bonaerense a cargo del comisario Andrés Onorato y el médico legista del grupo Julio Julián pueden ser claves para confirmar si hubo una serie de irregularidades en la instrucción policial y judicial por el crimen.

Nuevas pistas

La investigación por el asesinato se reactivó hace ocho meses, cuando el juez de Transición de Bahía Blanca Miguel Adrover le dio intervención a la División Homicidios de la Policía Bonaerense que, por lo general, investiga crímenes que llevan varios años sin resolución.

Los elementos cruciales con los que contaron los investigadores para arribar a las conclusiones difundidas ayer fueron las 60 fotografías de la autopsia practicada al cadáver y los 13 cuerpos de la causa.

“Depuramos la causa, la leímos detalladamente y analizamos las fotos para arribar a las siguientes conclusiones: la muerte de la niña fue entre las 14.45 y las 16.30 del 31 de diciembre de 1989, Nair no fue secuestrada, y entre los sospechosos figuran algunos allegados a la niña”, explicaron Julián y Onorato.

Para determinar el horario de la muerte, Julián analizó las fotos de la autopsia, las amplió y determinó que en el cadáver de la niña aparecían huevos de mosca.

“Se dijo que el horario de la muerte de la nena fue entre las 20 y las 22 del 31 de diciembre, pero ese horario es incorrecto. Asombrosamente, con los mismos datos que en su momento tuvo el médico de policía, nosotros entendimos que la muerte fue entre las 14.45 y las 16.30, es decir entre 5 y 6 horas antes”, explicó el médico legista.

“En el cadáver había huevos de mosca y establecimos que las moscas ponen huevos sólo a la luz del día, y no entre las 20 y las 22, y esto lo confirmamos con una especialista del Museo de Ciencias Naturales. Estamos seguros de que la nena fue asesinada entre las 14.45 y las 16.30 y entonces, en ese espacio horario, se agregan sospechosos'', explicó.

El cadáver de Nair Mostafá apareció en un lugar tupido de vegetación, entre las calles Brandsen y Falucho de la ciudad bonaerense de Tres Arroyos, en un sector lindero a las vías del tren y a la Escuela Número 16 a la que concurría la niña.

Nair Mostafá estaba en Tres Arroyos desde el 27 de diciembre de 1989, cuando había vuelto de unas vacaciones junto a una tía en la ciudad balnearia de Villa Gesell.

Antes de ser violada y estrangulada con el cordel de su mochila, la niña se dirigía a la pileta del club Huracán de Tres Arroyos. Los detectives sospechan que llegó al escenario del crimen por voluntad propia y no víctima de un secuestro.

Conclusiones

La segunda conclusión de la investigación es que en el momento de hallar a la niña, a la 1.30 de la madrugada del 1 de enero de 1990, ``la rigidez cadavérica era completa, lo que indicaba que la muerte databa de 10 horas".

``El enfriamiento del cadáver era total, lo que indica que habían pasado más horas de la muerte. Un bombero tapó el cuerpo y notó que estaba helado'', explicó Julián.

La tercera conclusión surgió del análisis de alimentos que aparecieron en el estómago de la niña.

``El cadáver fue sometido a tres autopsias. En la segunda se encontró carne picada en el estómago de la niña. La madre declaró que antes de ir a la pileta Nair había comido pastel de papas, lo que indica que no llegó a digerirlo, y que la muerte ocurrió al menos dos horas después de esa comida'', agregó.

La cuarta conclusión de los investigadores es que no hubo secuestro.

``Descartamos que la niña haya sido secuestrada. Ella fue violada y estrangulada en el lugar donde apareció. Esto se estableció por marcas que Nair presentaba en la espalda y en la malla que tenía puesta. Hay contacto con el pasto y con las enredaderas donde apareció, y nada indica que la hayan arrojado muerta en el lugar'', detalló Julián.

Haga Click Aquí para volver a los titulares

El Popular SAIC | Todos los derechos reservados (c) 2000