Fecha Nota de Tapa

 

Cajén admitió la crítica situación que denunciara un informe de EL POPULAR y la crecida se instala como problema
"La red vial del partido está destruida"

``La red vial del partido está destruida'', fue la sintética frase elegida por el secretario de Obras Públicas, Luis María Cajén, para admitir que el estado de los caminos rurales de Olavarría es crítico, tal como lo adelantó este diario en un informe publicado días pasados. Aunque el responsable de una de las empresas que tienen a su cargo el mantenimiento de los caminos desestimó la gravedad del problema y puso en entredicho la seriedad de los datos publicados, las declaraciones de Cajén no hacen otra cosa que conceder plena veracidad a la gravedad de lo que acontece en los campos.

El funcionario dejó en claro su extrañeza sobre la falta de preocupación de los productores por el anegamiento de sus propiedades, que repercutirá en fuertes pérdidas económicas para el partido, mientras comienza a adquirir severidad la evolución de la crecida de aguas que ya es comparada con la 1980. A su vez, el Frepaso entregó a la prensa un informe en el que denuncian con documentación gráfica el deterioro de los caminos locales, al tiempo que los comparan con los de otros distritos que, en algunos casos, se mantienen en buenas condiciones de transitabilidad.

"No hay mucho por decir''

El secretario de Obras y Servicios Públicos admitió ayer que ``la red vial del partido está destruida'' y que las consecuencias de la actual inundación en los campos de Olavarría son equiparables a las de 1980, cuando se registró el mayor aluvión en la historia de la ciudad.

Si bien se mostró reticente a la requisitoria periodística, debido a que ``no hay mucho para decir'', el funcionario definió a la situación actual del agro en el partido como un ``estado de caos'', con los anegamientos y el daño sufrido por los caminos.

En forma coincidente con lo señalado por otros productores en los días anteriores, Cajén dio por perdido lo que aún no se levantó de la cosecha de girasol y mostró temores por lo que puede ocurrir con el maíz y la soja.

Un tanto molesto porque las quejas públicas de algunos hombres de campo se centraron básicamente en el mal estado de los caminos, Cajén -quien además de titular de Obras y Servicios Públicos es productor agropecuario- subrayó que ``el maíz puede aguantar hasta julio o agosto; la soja también es resistente, pero no tanto. Y se ha cultivado mucha soja''.

Tras dejar este interrogante respecto del futuro inmediato de la producción agrícola local, añadió que ``en cuanto a la hacienda, el deterioro vendrá después''.

Aseguró que ``los 2.200 kilómetros de caminos que tiene el partido de Olavarría están destruidos'', lo que a su juicio tendrá graves consecuencias económicas para el agro.

Sobre las reparaciones de la red vial, sostuvo que ``necesitamos 50 o 60 días sin lluvias'' para poder ponerlos ``en condiciones de transitabilidad'', y que es la cuestión ``urgente''.

En el mismo sentido, agregó que eso obligará a un desembolso importante, ya que ``en 1985 invertimos para dejar transitables a algunos caminos 300.000 dólares'', dejando entrever que la situación actual es mucho peor que la de ese año.

Las comparaciones

Cajén recordó que ``en los primeros cuatro meses de 1998 llovieron 685 milímetros en el partido de Olavarría, mientras que en 1980 -año de la gran inundación, iniciada el 27 de abril- habían caído 749 milímetros''.

Eludió pronunciarse sobre el trabajo que han realizado los concesionarios del mantenimiento de los caminos rurales, indicando con parquedad que cuando se puedan iniciar las tareas de reparación ``los vamos a controlar''.

En cuanto a la cuestión hídrica, el secretario de Obras y Servicios Públicos se pronunció por un análisis ``integral'' de las cuencas y un trabajo mancomunado en toda la provincia de Buenos Aires.

Con la experiencia aquilatada hasta el momento, Cajén definió como ``anarquía'' al tratamiento particular que hacen los productores del agua en sus tierras, construyendo canales para desagotar los campos sin tener en cuenta las consecuencias que eso puede traer para sus vecinos.

Por otra parte, dijo que se debería pedir la declaración de emergencia agropecuaria en Olavarría, aunque no quiso pronunciarse sobre la opinión del intendente municipal, Helios Eseverri, quien dijo hace unos días a EL POPULAR que no se justificaba esa solicitud ahora, ya que hay distritos atravesando una situación mucho más grave (ver recuadro ``Situación de desastre'').

La preocupación por la crecida de las aguas ya ha generado inquietud en productores que, a pesar de no haberse manifestado orgánicamente ante las autoridades municipales, han procurado obtener su propia información para seguir de cerca los acontecimientos.

En esta semana ya hubo vuelos contratados por propietarios de campos del partido, quienes personalmente evaluaron la situación del avance de las aguas.

El piloto encargado de transportar a los hombres de campo, el ingeniero Arturo Vercesi, pudo observar que ``la zona en que se observa mayor anormalidad es la del terraplén del Tapalqué a la altura de Querandíes'', que es uno de los sectores clave a la hora de evaluar el riesgo para la ciudad.

Otra de las zonas complicadas, de acuerdo al testimonio del aviador, es ``la de Recalde, que tiene caminos cortados'' y donde las complicaciones en los campos serían claramente observables desde el aire.

Lo mismo sucedería en la laguna Blanca Grande, donde el nivel habría superado, según testimonios aportados por testigos, en dos metros el nivel de las compuertas.

Informes recogidos entre productores rurales establecen un panorama de mal estado en el Camino de los Chilenos, aguas abandonando campos en Pourtalé y cortes por anegamiento en caminos entre Blanca Grande y Recalde.

Un verdadero "rally''

Por su parte, los concejales locales del Frepaso, Mario Méndez y Gustavo Alvarez, elaboraron un informe sobre el crítico estado de las vías de comunicación rurales junto a productores rurales, en un documento que, como las palabras de Cajén, ratifican a pleno los dichos publicados por este Diario la semana pasada.

Los concejales consideraron que su travesía fue un ``rally por algunos caminos rurales'' y la zona recorrida fueron los cuarteles X y XI, en Santa Luisa, en la zona lindante con Benito Juárez.

Entre otras conclusiones, la documentación reunida por el Frepaso establece que los tramos en buen estado van desde Ruta 51 a la entrada de Santa Luisa. Luego, hay problemas ``cuando se cruza el ramal Laprida las vías del Roca, rumbo a El Luchador'' por ``falta de mantenimiento de los caminos vecinales''.

Los concejales creen que el principal problema ``ha sido la falta de un control municipal efectivo en tiempo y en forma sobre los trabajos comprometidos por las empresas''.

``En la mayor parte del camino hacia El Luchador, la calle se encuentra claramente más baja que los campos circundantes, por lo que el propio camino termina actuando como canal derivador de las aguas que bajan a Querandíes'', observaron los concejales.

``Inexistencia de cunetas'', ``falta de continuidad en otras'', ``interrupciones'' y ``falta de alcantarillas'' son las causas de `afloramiento de filosas toscas'' y ``sectores donde el agua se ha llevado por completo el entoscado, dejando pantanos de hasta 40 centímetros de profundidad''.

Los concejales y productores pudieron hacer comparaciones, y de allí surgió, según su informe, que ``mientras en los recorridos olavarrienses rara vez se pudieron superar los 30 kilómetros por hora, por el sector de Juárez se mantuvo en todo momento una velocidad de 80 kilómetros por hora, dada la excelencia de su conservación''.

Por último, al recorrer el camino que deja a la izquierda la Colonia Artalejos y dirigirse a Durañona, el estado de los caminos -con obras inconclusas- ``es desolador''.

 

Duhalde firmó el estado de emergencia
"Situación de desastre"

LA PLATA (AIBA). Fundamentado en la necesidad de adoptar acciones concretas que ``ayuden a solucionar los daños personales y materiales que la continuidad de lluvias y el consecuente crecimiento de las aguas han provocado en territorio bonaerense'', el gobernador Eduardo Duhalde firmó el decreto 1226/98 que dispone el estado de emergencia en toda la provincia de Buenos Aires.

En los considerandos de la medida se reconoce que el fenómeno meteorológico registrado en las últimas dos semanas ha determinado una ``situación de desastre'' en amplias zonas del primer estado argentino, frente a la que el Poder Ejecutivo debe ``proveer la más urgente asistencia a los damnificados, mediante prestaciones que morigeren el drama que los aqueja''.

Asimismo, se impulsa la conformación de ``equipos de trabajo que actúen sobre el terreno en forma coordinada con los emprendimientos municipales y los de las organizaciones surgidas de la propia sociedad''.

El gobierno bonaerense confía en que estas formas de integración ``permitirán paliar los efectos de la emergencia, tendiendo a asegurar condiciones mínimas de subsistencia'' entre los sectores castigados por las aguas, ``con especial énfasis sobre los grupos sociales más vulnerables''.

En esta línea se inscribe la maratónica jornada desarrollada el último martes en la Casa de Gobierno, en la que intendentes y representantes de los 134 municipios de la provincia expusieron el diagnóstico de su situación particular y analizaron las medidas a adoptar juntamente con funcionarios provinciales de Defensa Civil y del Consejo Provincial de la Familia y Desarrollo Humano.

 

Derrotó a Quilmes como visitante y mantuvo la categoría
Estudiantes es de la "A"

MAR DEL PLATA (Enviado especial de EL POPULAR).- Estudiantes aseguró ayer su participación en el Torneo Superior de la Liga Nacional de Básquetbol '98-99, al derrotar como visitante a Quilmes de Mar del Plata por 101 a 88 y quedarse con la serie semifinal de la Rona Permanencia por 3 a 0. De esta forma, el equipo olavarriense mantuvo la categoría y afrontará desde setiembre próximo su tercera temporada en la élite del básquetbol argentino.

Con una excelente labor de conjunto, el equipo de Alejandro Alvarez impuso su básquetbol sobre un Quilmes que volvió a apostar al peso de sus individualidades y se olvidó del juego en equipo. Ni siquiera la expulsión de Patrick Tompkins a cuatro minutos del final (por haber agredido a Esteban Pérez) complicó la victoria de los olavarrienses.

Estudiantes se había quedado con la primera mitad por 52 a 50 en forma merecida. El equipo de Alejandro Alvarez fue el que puso el mejor básquetbol en ese período y arrancó dominando la situación con el criterioso armado de Gustavo Fernández, quien superó a la primera línea defensiva de Quilmes y habilitó bien a los internos albinegros. Así llegó a sacar una ventaja de 10 puntos (el parcial terminó 36-26).

Después, los bataraces aguantaron el sofocón del arranque del segundo cuarto, cuando Quilmes intentó llevarlo por delante con el respaldo de los controvertidos fallos de Rubinsztein y Burich. Estudiantes estuvo 3' 30'' sin convertir y los marplatenses pasaron al frente. Pero Estudiantes recuperó la línea, siguió fiel a su libreto con una defensa férrea y remontó el tanteador.

En el tercer y cuarto períodos Estudiantes ratificó todo lo bueno que había hecho en el primer cuarto. Al excelente momento de Fernández y Bourroghs y el goleo de Gil, se sumó el temperamento de Farabello y Santamaría, quienes aportaron puntos decisivos para despegar en el tanteador.

La ventaja se fue estirando ante el desequilibrio de Quilmes, que sólo contó con las ganas del base Leonardo Diebold. Cuando faltaban cuatro minutos para el final, Esteban Pérez le pegó un codazo a Patrick Tompkins. El norteamericano de Estudiantes reaccionó en forma violenta, tomó al ``Gallo'' de espaldas y lo golpeó. Los árbitros expulsaron al pivote y sancionaron falta antideportiva a Pérez.

Pero el incidente no produjo ningún cambio en la progresión del resultado. Así, Estudiantes terminó el partido con una ventaja a favor de 13 puntos y el respaldo de los más de 200 simpatizantes que habían viajado desde Olavarría para ver cómo salvaba la categoría el equipo de la ciudad.

La síntesis

Esta fue la síntesis del partido disputado anoche en el gimnasio Once Unidos de Mar del Plata, entre Quilmes y Estudiantes de nuestra ciudad:

Quilmes (88): Leonardo Diebold 12, Jorge Racca 16, Esteban Pérez 20, Sebastián Uranga 4, Dominé 8 (FI), Isiah Morris 4, Arthur Long 24, Agustín Mengoni 0 y Diego Cavaco 0. DT: Horacio Seguí.
Estudiantes (101): Gustavo Fernández 15, José Luis Gil 24, Alejandro Ferrari 5, Patrick Tompkins 12, Thomas Bourroghs 27 (FI), Claudio Farabello 10, Andrés Santamaría 6 y Nicolás Gianella 2. DT: Alejandro Alvarez.
Parciales: 26 - 36, 50 - 52 y 67 - 82, todos favorables a Estudiantes de Olavarría. Por seis faltas salió Leonardo Diebold (O), mientras que a 4' del final fue expulsado Patrick Tompkins (E). Gimnasio: Once Unidos. Arbitros: Rubinsztein y Burich.